sábado, 26 de junio de 2010

Uruguay pasa a los cuartos de final

urucorea.gif

La selección de Uruguay clasificó este sábado a los cuartos de final del Mundial Sudáfrica 2010 tras vencer 2 a 1 a Corea del Sur en un partido en el que el héroe charrúa fue el atacante Luis Suárez.

El joven delantero del Ajax de Ámsterdam marcó los dos goles con los que el representativo oriental derrotó a Corea, a los 7 y 80 minutos del partido.

El elenco de Oscar Tabárez no las tuvo todas consigo ya que a los 67' el jugador Lee Chung Yong había marcado el empate parcial.

Corea del Sur tuvo ocasiones incluso para ampliar la cuenta, pero la mala definición les jugó en contra.

Es ahí donde apareció la figura de Suárez para marcar el tanto triunfal de una perfecta definición, justo en el mejor momento del cuadro asiático.

lunes, 21 de junio de 2010

El cocuyo y la zarzamora. Leyenda . Imágenes pintadas por Sebastián Lima Tort.

Ilustraciones de Sebastián Lima Tort
EL COCUYO Y LA ZARZAMORA
Cuento
Leyenda Indigena Pemón
Cuentan los indios que un dia un gran cocuyo salió de viaje a visitar a unos tíos que vivían al otro lado de la sabana.
Voló y voló hasta que al atardecer llegó a un cerro donde vivía una planta de zarzamora.
Como se sentía cansado y soñoliento, decidió quedarse allí a pasar la noche.
La zarzamora era ya una planta vieja, deshojada y encorvada de cuyas ramas asomaban unas espinas amenazadoras.
El cocuyo se acercó buscando un sitio para dormir.
La planta estaba encantada con la gracia de su vuelo, el zumbido de sus alas y sus ojos deslumbrantes.
Entonces deseó enamorarlo.
Comenzó por ofrecerle comida y algunos néctares para beber.
Luego, con esmero y delicadeza, le colgó su hamaca y le relató historias para entretenerlo.
Y así estuvo a su lado hasta muy entrada la noche.
-¿Cocuyo, quieres casarte conmigo?, se atrevió a preguntarle la zarzamora.
Pero el cocuyo fingió estar dormido y no le respondio.
La planta lo rozó con sus hojas secas y volvió a preguntarle:
_¿Cocuyo, quieres casarte conmigo?
El cocuyo abrió los ojos y contestó muy enfadado:
_Zarzamora, yo no te quiero, estas vieja, has perdido tus hojas y en cualquier momento tu tallo se puede romper.
_Eres fea, no me casaré contigo.
Al llegar la mañana, el cocuyo siguió su camino y después de recorrer una gran distancia llegó a la casa de sus parientes allí se quedó varias lunas conversando y bailando.
Al cabo de un tiempo decidió regresar y tomó el mismo camino por donde había venido.
Una tarde calurosa llegó al mismo cerro donde había encontrado a la zarzamora.
¡Y casi se cae de lomo con lo que vio! la zarzamora se había transformado completamente.
Ahora era una planta joven vestida con hojas nuevas y engalanada con flores blancas.
_¡Qué hermosa estas, zarzamora! exclamó el cocuyo.
Me encanta verte llena de flores.
¿Te gustaría casarte conmigo?
Pero la zarzamora no le contestó.
_Zarzamora, pequeña zarciramorita, cásate conmigo, imploró el cocuyo.
_No, insecto, dijo la planta.
Ahora yo no quiero casarme contigo.
Y aunque él insistió, ella no cedió.
_Entonces, díme: ¿cómo lograste ponerte tan bonita? y ella le respondió.
_Fueron unos hombres que me prendieron fuego y gracias a eso me volví joven y bella de nuevo.
_¿Y yo podré volverme joven como tú?, dijo el cocuyo esperanzado.
_Hazlo, pero ten cuidado.
Entonces el cocuyo se acercó al fuego que habían prendido unos cazadores.
Pero cuando las llamas tocaron sus alas, voló rápidamente de alli, se sacudió y se refrescó en la hierba.
Se miró y vio que había quedado chamuscado.
Solo su cola conservaba una chispa que no podía apagar, aunque volara y batiera sus alas.
Muy triste y avergonzado, el cocuyo se alejó de la zarzamora y regresó a su casa.
Desde entonces los cocuyos son negros y tienen una luz en la cola:
También rondan las zarzamoras cuando están en flor, pues guardan la esperanza de conquistarla.

jueves, 17 de junio de 2010

Uruguay 3, Sudáfrica 0


Los “Bafana, Bafana” parecen haber llegado al final de un sueño que duró muy poco.
Un solo hombre, Diego Forlán, se encargó de hacer despertar a más de 40 millones de sudafricanos, quienes soñaban con que su equipo fuera capaz de llegar a octavos de final en un Mundial en donde ellos son dueños de casa.
Las vuvuzelas dejaron de sonar por primera vez. El estadio Loftus Versfeld, en Pretoria, guardó silencio mientras veía cómo su equipo se desmoronaba ante la ofensiva “charrúa”.
Uruguay mantuvo el control del balón durante todo el partido. Sudáfrica apostaba por la contra, que en ocasiones parecía ser un arma efectiva.
Pero llegaría Forlan para resolver las cosas a favor de los suramericanos. En el 24, un potente disparo sorprendió a Khune, quien tuvo una noche fatal, y puso a Uruguay arriba en el marcador.
El gol daba alegría a los uruguayos, pero los “Bafana, Bafana” sabían que aún era posible alcanzar la remontada. Sin embargo, ésta nunca llegó.
A diez minutos para el final del partido, Khune puso la gota que derramó el vaso sudafricano, y luego de una fuerte falta dentro del área a jugador “charrúa”, se hizo expulsar.
Sudáfrica quedó con diez y Forlan, el matador de la noche, se encargó de aprovechar la ventaja al convertir su segundo gol del partido desde el manchón de tiro penal.
Con los dos goles encima, la fiesta sudafricana que se vivía en las graderías al inicio del partido, llegó a su fin.
Álvaro Pereira hizo un tercer gol ya sobre tiempo final, pero Sudáfrica había quedado sin vida desde hacía varios minutos atrás.

lunes, 14 de junio de 2010

¿Sabes lo que son las vuvuzelas?



Por Maribel Contreras

Desde que empezó el Mundial de Sudáfrica 2010 hemos oído hablar de las famosas “vuvuzelas”; en twitter muchos con pena preguntaron ¿qué son? En fin investigando un poco en la red pude descubrir que son unas especies de trompetas muy alargadas.

Las vuvuzelas en su mayoría son hechas de plástico, o por lo menos su versión para la venta, estas suelen ser conocidas por el fastidioso y molesto sonido que reproducen, similar al de las abejas o peor aún, al de un elefante.

De acuerdo a la segunda edición del Diccionario Inglés Collins Essential (2006), la vuvuzela es un instrumento sudafricano de plástico elongado que los fanáticos del fútbol soplan para hacer un fuerte ruido de trompeta.

A raíz de toda la fiebre del mundial, estas se han vendido como un símbolo de orgullo sudafricano, pero eso no ha aislado el hecho de la posible prohibición de su uso durante la fiesta del fútbol.

Cadenas de televisión, fanáticos e incluso los protagonistas del balompié se han quejado del ruido de las vuvuzelas, por lo que la FIFA se encuentra estudiando el caso, el fallo podría sacrificar el sonar de las vuvus.

domingo, 13 de junio de 2010

Comenzó el Mundial !!


La selección de Francia no pudo llegar al gol, aunque lo intentó con energía, la de Uruguay no supo como hacerlo y empataron en su debut en el Mundial aunque para los uruguayos el resultado tuvo mejor sabor de boca porque jugaron los últimos diez minutos del partido con un futbolista menos tras la expulsión de Nicolás Lodeiro.

En el inicio del partido el equipo francés, subcampeón de la anterior Copa del Mundo de Alemania 2006, tomó la iniciativa, frente a una selección uruguaya nerviosa, y algo insegura para los marcajes. Varios de los futbolistas celestes perdieron repetidamente la vertical y se fueron al césped del Green Point Stadium, como si se hubieran equivocado al elegir las botas a utilizar en un campo húmedo y rápido. La primera jugada de riesgo del partido llegó a los 7 minutos cuando Ribery escapó a la marca de Mauricio Victorino por la banda izquierda del ataque galo y su centro bajo pasó muy cerca de la pierna derecha de Abou Diaby.

Sin embargo, a los quince minutos de juego apareció, por primera vez, el goleador Diego Forlán, Balón de Oro como máximo goleador de Europa hace dos temporadas. El rubio delantero del Atlético de Madrid recogió un balón en la mitad del campo rival, encaró a diagonal hacia la portería gala y sacudió su pierna derecha para sacar un remate potente y colocado que con gran esfuerzo desvió el portero Hugo Lloris.

Para la segunda mitad ambos equipos buscaron mejorar su ofensiva. Francia siguió teniendo más el balón y las mejores oportunidades. Forlán se perdió un gol casi hecho (72'). El seleccionador francés, Raymond Domenech, dio ingreso a Thierry Henry (m.74), que recibió la mayor ovación de la noche pero hizo poco en el campo. La joven promesa del fútbol uruguayo Nicolás Lodeiro ingresó por González (m.61) pero su falta de experiencia le llevó a cometer dos faltas tontas en el centro de campo y vio la tarjeta roja en pocos minutos (m.82). A partir de ese momento el partido tuvo una sola dirección con Francia buscando el gol con insistencia y los uruguayos defendiendo con sus últimas fuerzas. En el tiempo agregado Henry tuvo una falta al borde del área rival pero su remate dio en la barrera uruguaya.