lunes, 2 de abril de 2012

En turismo pasear sin depredar


Al comenzar la semana la Policía recordó los parámetros bajo los cuales se deberán mover los que gustan de la caza y las sanciones para los que no las respeten.
Las multan llegan a las 2000 unidades reajustables.
Se encuentra autorizada la caza de aves como cotorra, gorrión, garibaldino, así como jabalí, crucera, yarará y coral.
En todos los casos, se requiere el consentimiento del propietario y/o ocupante del predio rural.
No se puede cazar en proximidades de centros poblados, escuelas, rutas nacionales, caminos departamentales, ni en horas de la noche.
La Policía ejercerá un permanente control, y en caso de constatarse transgresiones a lo establecido, se procederá a confiscar armas, implementos de caza y vehículos en que se transporten los ejemplares cazados.
Las multas oscilan entre 100 y 2000 Unidades Reajustables, sin perjuicio de la intervención de la justicia competente.
Además, la Policía advierte que todas aquellas personas que vayan a acampamentos, si lleva armas, es conveniente transportarlas desarmadas, descargadas y con la documentación.
Por seguridad se recomienda pasar por la seccional o destacamento y dejar constancia del lugar donde se va acampar y quienes son las personas que lo acompañan.
Especies habilitadas:

Jabalí: sin límite de ejemplares.
Liebre: sin límite de ejemplares.
Ciervo Axis o Gacelo: 5 ejemplares por permiso.
Perdiz: cuota 10 ejemplares por día
Paloma grande de monte 20 ejemplares por día.
Paloma alas manchadas 15 ejemplares por día.
Torcaza: sin límite de ejemplares.
Patos Silvestres: 15 ejemplares por día.

CAZA COMERCIAL
Nutria, liebre. Existen respectivas zafras anuales de caza. Se requiere Permiso de Caza.
Abonan los permisos para nutria los propietarios de campos donde vive la especie. Los cazadores de nutria (“nutrieros”) deben estar expresamente identificados en el permiso del campo.
Abonan los permisos para liebre los establecimientos de faena donde se remiten los ejemplares. Los cazadores individuales no abonan permiso. La liebre constituye un caso particular, pues puede considerarse tanto una especie de caza deportiva (existe temporada, pero no hay límite de ejemplares y no se requiere permiso de caza personal), como de caza comercial.

ESPECIES DE LIBRE CAZA
Jabalí, cotorra, garibaldino. El calificativo “libre” se aplica a que se permite todo el año, sin límite de ejemplares. Sin embargo, existen restricciones de carácter general, que se aplican a todos los tipos de caza y se explican en otra sección del presente documento.
El jabalí fue declarado plaga nacional por decreto 463/982 de 15 de diciembre de 1982.
El garibaldino, conocido vulgarmente en muchos sitios como “pájaro negro del arroz”, fue declarado plaga nacional por decreto 475/991 de 4 de setiembre de 1991.
La cotorra nunca tuvo una declaración formal como plaga, aunque el MGAP tuvo en la segunda mitad del siglo XX un programa de lucha específico. Finalmente, por decreto 164/996 de 2 de mayo de 1996 (principal norma reglamentaria sobre caza en general), se la incluyó en el listado de especies de libre caza. Desde hace décadas se exportan ejemplares vivos que son parte del comercio mundial de  mascotas.
Existen otras especies en el listado de libre caza, como los ofidios nativos ponzoñozos (crucera, yarará, coral) y especies exóticas urbanas (gorrión, paloma doméstica, ratas domésticas). En el caso de los ofidios, la condición de libre caza se aplica a que no hay sanciones para su caza,  considerando que son especies peligrosas para el hombre. Sin embargo, el Estado no promueve su caza, dado el rol de estas especies en las cadenas tróficas naturales. En cuanto a las especies exóticas de aves urbanas, la caza con arma de fuego no es permitida en las ciudades y de modo general, en un radio de tres quilómetros desde centros poblados o escuelas rurales. Tampoco en este caso el Estado promueve la caza, sino que no la sanciona, salvo que se usen métodos no permitidos (caso, venenos). Por otra parte, deben respetarse normas de alcance municipal. Paloma doméstica y gorrión son especies cosmopolitas, presentes en casi todos los centros urbanos del mundo.