martes, 11 de diciembre de 2012

Se viene fin de año


Psic. Viviana Vaisenberg
Terapeuta del Comportamiento
Página Web: www.terapiaonline.com.uy

Se acercan las Fiestas: Graduaciones, Navidad, Hanukkah, Fin de Año y con ellas el enorme peso social de sentirse  felices, incluso jóvenes y bellos. Al menos esa es mi mirada cuando me enfrento diariamente a las publicidades en las que toda la familia se encuentra unida, rebosante de alegría, tomando y comiendo.

Por eso es importante tratar el tema.

Aquí van algunos consejos para "pasar" las fiestas de la mejor manera posible. Si usted es de los que aman las fiestas tal vez esta nota no le resulte útil. El resto a poner atención.

Tenga cuidado con los excesos, tanto de comida como de alcohol. Muchas veces las personas tratan de tapar la angustia con alguna de estas dos cosas o con ambas. Si come en exceso, además de sentirse mal, eso les dará la oportunidad para autoculparse por haber sido ¨tan tonto y haber comido tanto¨. En primer lugar deje de autoculparse, no utilice este aspecto para continuar flagelándose. Trate de no comer en exceso y si lo hizo, cuídese la próxima vez y listo.

Seguramente el alcohol exacerbará su estado, o sea que si toma porque está deprimido, lo estará aún más. Por otra parte, el alcohol, si bien al principio puede dejar a la persona "divertida", puede también volverla violenta. Agreguemos a esto lo peligroso que es manejar en estado etílico.

Las fiestas generalmente son instancias que pueden generar enojo, malestar y tristeza en tanto caemos en la cuenta que alguien muy cercano ya no está más.

Recuerde que la tristeza y la alegría pueden coexistir al mismo tiempo.

Hable con soltura de quien ya no está, llore si lo desea, o no lo haga. Hay personas a las que les cuesta mucho llorar entonces esa sensación de tristeza, ese dolor se siente en el cuerpo, en el estómago, en la garganta, provoca contracturas y un intenso dolor en el alma.

Para los que viven el duelo, siéntanse en  libertad de hablar de quien se fue, y si algo les da risa, ya sea un acontecimiento que recordó o algo gracioso que sucedió en la mesa, rían tranquilos, ríanse con ganas. Se puede reír y estar triste al mismo tiempo, y ese será un gran homenaje a quien no está

Para quienes apoyan al doliente, déjenlo hablar. No den consejos, solo “pongan la oreja” o el hombro. Son heridas que la vida va dejando y estas cicatrizan como pueden.

Las fiestas pueden ser muy movilizantes en todo sentido.

No obliguen al doliente a estar feliz, no se sientan en la obligación de levantarle el ánimo, pero sí estén junto a él. Traten de acompañarlo, rodearlo de afectos.

Frente a quienes no están transitando un duelo, pero carecen de familia o la misma está ausente, invítenlos a compartir su mesa. Será reconfortante para todos.

Otro consejo: deje de ver lo que no  logró y vea lo que sí logró. Sea agradecido. Si usted es de los que dicen que no logró nada pero está rodeado de sus afectos (no importa la cantidad de personas), ahí ya tiene algo bueno para considerar y valorar.

La vida hay que vivirla, crearla, sentirla, disfrutarla y esto se hace con una actitud positiva.

UN RESUMEN CON CONSEJOS PARA PASAR MEJOR LAS FIESTAS:

-No excederse con la comida y bebida

-Si está lejos o tiene familia en el exterior, recuerde que la tecnología lo puede ayudar a estar más cerca.

-Ojo con la publicidad engañosa. El hecho de que llegue Navidad no implica que los problemas desaparezcan, o que haya familias perfectas; cada una es como es.

-Duelos. Para algunos el primero. Para otros un duelo que dura toda la vida. No los niegue. Reciba con alegría la tristeza. Recuerde, comparta, llore si lo desea y también recuerde, cuente algo que esa persona haya hecho, como: "¿se acuerdan de la torta que hacía la abuela?". Comenten cuando hizo algo gracioso, para también incorporar la risa.

- El duelo no implica depresión, si este estado se prolonga consulte con un profesional

-Tal vez tenga deseos de estar solo o replegarse hacia adentro. Haga la introspección que necesite y luego salga a caminar. Busque personas que estén en la misma situación y reúnanse. Inviten a quien esté solo, los actos altruistas, benefician a quienes lo hacen y  a quienes reciben en este caso la invitación.

- Si va a autoevaluarse: hágalo. Es importante poder ver lo negativo y lo positivo. No deje de lado lo bueno, que si lo hay. Ser perfeccionista y pensar que si las cosas no salieron como usted esperaba solo lo van a llevar a sentirse mal. En la vida  se avanza tres pasos, se retrocede uno, se aprende y se sigue.

-Utilice la creatividad, para no endeudarse y hacer gastos que luego no puede pagar.
Dos ideas para no desajustar su presupuesto.

Reunirse con amigos y/o familia donde que cada uno lleve algo para compartir.

Hacer regalos que no interfieran en su económica. En Colombia por ejemplo se acostumbra el Regalo Lobo (Bogota), regalo Terroncho (Branquilla). Cada invitado lleva un regalo de muy poco valor, eso sí, divertido. Y luego de las doce, cada uno irá abriendo un regalo y eso genera mucha risa y alegría y todos reciben su regalo.

Felices Fiestas para todos  y un muy buen año pleno de Paz, Salud y Alegría.

Psic. Viviana Vaisenberg
Terapeuta del Comportamiento
Página Web: www.terapiaonline.com.uy

No hay comentarios:

Publicar un comentario